El 80% de los trastornos psiquiátricos tienen como síntoma el insomnio

El arte puede ser una terapia coadyuvante en el tratamiento de algunas condiciones mentales en conjunto con los fármacos e inductores del sueño

El ciclo del sueño es un proceso natural que ayuda al cerebro y al cuerpo a restablecerse después de la jornada diaria, así lo dijo una especialista, quien también señaló que las personas debemos dormir un mínimo diario de 6 horas para que el sueño pueda ser reparador, pero lo recomendable es dormir 8 horas.

Al dormir más de 6 horas se le da al cerebro la oportunidad de reparar los ritmos circadianos que están íntimamente relacionados con el sistema inmune, es decir, que una persona con insomnio tiene un mayor riesgo de enfermar. Además, aseguró que la noche es el ambiente idóneo para reparar estos ciclos debido al papel que juega la melatonina, sustancia que se sincroniza con el huso horario del lugar en el que vivas y alcanza a percibir la luz solar.

El 80 por ciento de los trastornos psiquiátricos tienen como síntoma el insomnio, es decir, que cuando se asigna un tratamiento debe recetarse un inductor del sueño como puede ser el estazolazam, que es parte de las benzodiazepinas que suelen prescribirse con estos fines, y se usa de forma conjunta para ayudar a su recuperación.

La química cerebral en conjunto con el sistema gabaérgico al tener una alteración de equilibrio en los neurotransmisores como la serotonina, noradrenalina, adrenalina y dopamina se presenta el insomnio. Si el insomnio se prolonga se impide la reparación del cerebro y puede generar una enfermedad mental con el tiempo.

Muchas enfermedades mentales alteran el sueño ya sea con hipersomnia, que se relaciona mucho con la depresión y son aquellas las personas que se sienten somnolientas porque sienten que no duermen lo suficiente y se encuentran faltas de energía para realizar su rutina diaria. La otra es el insomnio, y se llama así por la incapacidad para conciliar el sueño y hay una tercera que presentan lo pacientes con trastorno bipolar que el hiposomnio que con menos horas de sueño se sienten bien, es decir, que durmiendo menos de cuatro horas sienten que duermen bien, sin embargo, el sueño no es reparador.

De manera general la luz artificial puede afectar nuestros ciclos de sueño, en zonas rurales a veces es más fácil modular estos ciclos. En el caso de la ciudades nos encontramos muy expuestos a luz artificial, es recomendable que al menos una hora antes de dormir nos retiremos de cualquier pantalla, puede ser televisión, tableta, celulares o computador ya que esta luz te produce un estímulo que no permite conciliar el sueño adecuadamente.

En la charla llamada “Kandisnsky y sus luchas internas”, habla de la relación que existe entre los problemas mentales, el insomnio y la capacidad del arte como un posible estimulante para tratar algunas condiciones mentales, esta charla fue inspirada en la exposición “Kandinsky, pequeños mundos”.

El caso del artista fue una depresión leve a moderada en su etapa infantil que a su vez provocó un cuadro de insomnio ocasionado por pesadillas, su tutora comenzó a integrarlo en actividades artísticas como la música y la pintura, adoptando la segunda de por vida y con la cual encontró la cura a su insomnio.

Durante el proceso evolutivo de su técnica y su abstracción se descubriría que Kandisky tenía una condición cinestésica con la música a través del oído y la visión, por lo que al escuchar los instrumentos de la orquesta experimentaría una percepción de colores y formas, lo que quedó asentado en sus múltiples libros sobre teoría del color.

La cinestesia es aquella condición neurológica que combina los sentidos y que padecen uno de cada 2.000 personas en el mundo y se ha descubierto que tienen un flujo sanguíneo de mayor intensidad. Al encontrar una tomografía de un cerebro sano y un cerebro cinestésico se ha comparado la actividad del último con cierto parecido a la actividad cerebral en la parte frontal y la zona paralímpica bajo la influencia de sustancias como LSD o ayahuasca en la que hay una mezcla de sensaciones, es decir, hay menos independencia en las zonas de actividad cerebral.

Aunque ha sido poco estudiada debido a su baja incidencia, se han logrado identificar aspectos fundamentales de la misma como son las experiencias oído-visión (percepción de colores durante la música), gusto-tacto (percepción de sensaciones al comer), oído-tacto (piel erizada con música) y gusto-tacto (sentir formas al probar alimentos).

elmedicointeractivo.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *